28 abr. 2010

Conclusiones - IV Seminario Capital Humano y Competitividad

REFLEXIONES FINALES

PARADIGMAS QUE SE HAN REAFIRMADO

  • La persona protagonista del proceso de aprendizaje y de Normalización y Certificación de Competencias Laborales.
  • La gestión del conocimiento como estrategia para garantizar calidad y equidad de las políticas formativas.
  • El trabajo decente: palanca del desarrollo y la reducción de la pobreza.
  • El Aprendizaje permanente: clave en la relación trabajo-formación
  • El Enfoque de Competencias: derrotero de procesos educativos y de formación centrados en las personas; y de la gestión del capital humano orientada a la productividad y la competitividad.
  • El Marco de Cualificaciones: herramienta clave para los procesos de formación y certificación... (Leer más...)

CERTIFICACIÓN DE COMPETENCIAS GARANTIZARÁ CALIDAD DEL TRABAJO

Contar con un sistema que certifique el desempeño de quienes desarrollan un oficio garantizará la calidad de su trabajo y de los servicios que brinde, además reducirá la informalidad, señaló la Presidenta del Directorio del Instituto Peruano de Evaluación, Acreditación y Certificación de la Calidad de la Educación Básica – Ipeba, Peregrina Morgan, al leer las conclusiones prelimiiares del IV Seminario Internacional “Capital Humano y Competitividad”... (Leer más...)

IMPULSAN CONSTRUCCIÓN DE PROCESO DE CERTIFICACIÓN DE COMPETENCIAS

  • Expertos analizarán experiencia latinoamericana respecto a la formación, evaluación y certificación del capital humano para asegurar la competitividad
Con el objetivo de analizar y compartir los avances alcanzados en América Latina respecto a la formación, evaluación y certificación de competencias laborales y profesionales, un conjunto de expertos y autoridades a nivel latinoamericano, nacional y regional se reunirán del 20 al 22 de abril en el IV Seminario Internacional “Capital Humano y Competitividad”... (Leer más...)

¿Por qué y para qué evaluar y certificar competencias?

La certificación de competencias como parte de un engranaje hacia la calidad de la educación


Javier Rodríguez Cuba*


Los beneficios de la certificación de competencias de las personas se registran a dos niveles: a nivel directo, es decir, de los actores (personas y empresas) y, a nivel menos directo, de los sistemas involucrados (educativo y laboral).

En primer lugar están los beneficios directos para las personas certificadas. Una certificación de competencias es una garantía de la calidad del desempeño que se puede esperar de una persona. En ese sentido, una persona con competencias certificadas... (Leer más...)

Conclusiones - IV Seminario Capital Humano y Competitividad

REFLEXIONES FINALES

  1. PARADIGMAS QUE SE HAN REAFIRMADO

    • La persona protagonista del proceso de aprendizaje y de Normalización y Certificación de Competencias Laborales.
    • La gestión del conocimiento como estrategia para garantizar calidad y equidad de las políticas formativas.
    • El trabajo decente: palanca del desarrollo y la reducción de la pobreza.
    • El Aprendizaje permanente: clave en la relación trabajo-formación
    • El Enfoque de Competencias: derrotero de procesos educativos y de formación centrados en las personas; y de la gestión del capital humano orientada a la productividad y la competitividad.
    • El Marco de Cualificaciones: herramienta clave para los procesos de formación y certificación

  2. LECCIONES QUE SE HAN APRENDIDO DE LAS DIVERSAS EXPERIENCIAS Y PONENCIAS PRESENTADAS

    • Una nueva manera de gestionar el crecimiento y el desarrollo
      Desarrollar nuevas estrategias de crecimiento y desarrollo que aseguren más y mejores empleos para todos, que integren políticas sociales y económicas; que potencien, fortalezcan las competencias individuales y colectivas para la innovación, la competitividad y la productividad; que mejore la cohesión social; que aseguren la no discriminación en el acceso y mantenimiento del empleo; y que tiendan al diálogo y complementación de actores y de recursos, de lo público y lo privado, de lo nacional y territorial.

    • La necesidad de implementar sistemas de formación profesional, normalización y certificación de competencias articulados al desarrollo económico y social y a la reafirmación de la identidad.
      Estos sistemas deben estar vinculados con las demandas de desarrollo económico, con objetivos y políticas públicas que impulsen la inclusión, mejoren la calidad de vida de las personas y reafirmen la identidad y el respeto por las culturas originarias.
      Los sistemas de formación, normalización y certificación de competencias deben tener una lectura cotidiana, un examen permanente de los retos que nos plantea el desarrollo sostenible, así como de fenómenos como el multiempleo, el autoempleo, las migraciones; y no perder de vista las políticas y planes de desarrollo nacional y local que buscan la inclusión económica y social, la reafirmación de nuestra identidad y el respecto por las culturas originarias.

    • Sustentar la construcción de sistemas de formación, normalización y certificación de competencias en base a acuerdos estratégicos como país
      Hay necesidad de institucionalizar las propuestas más allá de los gobiernos y sustentarla en políticas de Estado. Asimismo asumir una orientación estratégica que supere las discrepancias al interior del Sector público y de éste con el mundo laboral. Hay necesidad de generar un trabajo multisectorial que articule las demandas de los sectores productivos y sociales. Principalmente asegurar la articulación entre los sectores educación y trabajo.

    • Necesidad de un trabajo concertado, en red tanto a nivel interno como externo
      Puesta en marcha de estrategias participativas que faciliten una acción concertada entre trabajadores y empleadores; sectores económicos y sociales; instituciones de investigación, académicas y de gobierno.
      Hay que establecer sinergias a nivel local, nacional y regional para enriquecerse con el conocimiento colectivo, para construir colectivamente el conocimiento, buscar la mejora continua de la calidad y equidad de las políticas formativas y de certificación. En este sentido el Grupo NyC constituye una experiencia valiosa en el proceso de integración regional.
      Conformar comunidades de aprendizaje entre diferentes actores involucrados en base al intercambio de experiencias y desarrollo de acciones conjuntas, con gestión del conocimiento.

    • Necesidad de que el Estado, sin perder su liderazgo se articule con el sector privado y la sociedad civil y construyan participativamente políticas de Estado cuyo seguimiento este a cargo de equipos técnicos mixtos de alto nivel profesional.

    • Los espacios local y regional son ámbitos propicios para el sostenimiento de procesos sinérgicos y pertinentes a su desarrollo económico y local. Los avances en este campo debe ser integrados a la reflexión nacional a través de mecanismos pertinentes de control de la calidad.

  3. BENEFICIOS QUE REPORTARIA IMPLEMENTAR UN SISTEMA NACIONAL DE NORMALIZACIÓN Y CERTIFICACIÓN

    • Desde la competitividad y productividad:
    • Permite sincronizar producción, economía, educación y empleo
    • Garantía de un desempeño calificado de las personas y de calidad de los servicios, en función del desarrollo sostenible
    • Promueve una cultura de la calidad
    • Aporta a la dinamización del desarrollo local, regional y nacional
    • Cualifica a las empresas
    • Reduce los índices de informalidad en el trabajo
    • Posibilita al país y a las empresas acceder a mercados exigentes


    • Desde la equidad
    • Contribuye con la inclusión económica y social. Brinda oportunidades de desarrollo a la población históricamente excluida.
    • Mejora la calidad de vida de las personas
    • Favorece la movilidad laboral de las personas hacia condiciones mejores


    • Desde el desarrollo personal
    • Aumento de la autoestima, autonomía, confianza en sus capacidades.
    • Reconocimiento social de sus competencias laborales y de su experiencia de vida
    • Promoción de proyectos de vida y aumento de las posibilidades para elegir su propia trayectoria educativa y laboral.


    • Desde el desarrollo educativo
    • Oportunidad de desarrollar ofertas de calidad y pertinentes
    • Articula la oferta formativa con la demanda laboral
    • Aumenta la demanda de formación
    • Amplía los espacios educativos al promover el desarrollo y reconocimiento del aprendizaje y la formación en el lugar del trabajo.


    • Desde los servicios de promoción del empleo
    • Mejora los servicios de orientación, intermediación y reconversión.
    • Capitaliza los esfuerzos para la consecución de información del mercado laboral y formativo.
    • Propicia la mejor orientación de los programas de promoción del empleo para poblaciones vulnerables.
    • Encamina a las personas a rutas de aprendizaje y formación a lo largo de la vida que repercute en su productividad y auto estima.
    • Revalora los conocimientos de las personas y los orienta hacia su mejor uso productivo en bien de la persona y de la sociedad (autoempleo).

  4. DESAFÍOS

    • Instalar el diálogo social y la responsabilidad compartida entre los actores, en torno a la conformación del sistema de formación profesional, normalización y certificación de competencias. Estos procesos pueden ser progresivos. Partir de algunos de los componentes, de acuerdo a las prioridades de gobierno

    • Reconocer y recuperar capacidades y buenas prácticas para identificar los criterios en común y garantizar la retroalimentación del sistema

    • Influir en políticas públicas que busquen puntos de encuentro y complementaciones entre educación y trabajo, asì como con el sector privado en la construcción de marcos nacionales de cualificaciones.

    • Establecer un marco de acción concertada entre los Ministerios de Educación, Trabajo y Economía que asegure la asignación presupuestal requerida y su gestión eficiente.

    • Preparar equipos calificados para la gestión del sistema desde los niveles micro, meso y macro: docentes, gestores regionales y funcionarios del nivel nacional.

    • Posicionar, en las agendas públicas a nivel nacional y regional, el tema de articulación del sistema educativo y de los procesos de formación profesional con los sistemas de certificación de competencias laborales, y la necesidad de integrarlos en un solo sistema nacional.

    • Difundir en la población el cambio de una lógica de capacitación a una lógica de cualificaciones, y el valor social de la función técnica.

    • Poner en marcha procesos de formación profesional, normalización y certificación de competencias laborales en respuesta a la diversidad y para contextos de actividades laborales múltiples, aún informales y avance de la microempresa y el autoempleo, en ámbitos urbanos y rurales.

  5. CONDICIONES QUE PUEDEN FACILITAR LA CONSTRUCCIÓN DE UN SISTEMA DE FORMACIÓN PROFESIONAL, NORMALIZACIÓN Y CERTIFICACIÓN DE COMPETENCIAS
    • Voluntad política expresada en políticas públicas nacionales y locales, una sólida base jurídica y asignación de recursos
    • Concertación interinstitucional e intersectorial
    • Interlocución entre todos los actores
    • Desarrollo de estrategias de comunicación para garantizar la participación cprometida: difusión, sensibilización, capacitación de decisores, técnicos y población.

26 abr. 2010

CERTIFICACIÓN DE COMPETENCIAS GARANTIZARÁ CALIDAD DEL TRABAJO

Contar con un sistema que certifique el desempeño de quienes desarrollan un oficio garantizará la calidad de su trabajo y de los servicios que brinde, además reducirá la informalidad, señaló la Presidenta del Directorio del Instituto Peruano de Evaluación, Acreditación y Certificación de la Calidad de la Educación Básica – Ipeba, Peregrina Morgan, al leer las conclusiones prelimiiares del IV Seminario Internacional “Capital Humano y Competitividad”.

Entre dichos puntos, también señaló que nuestro país requiere aplicar nuevas estrategias de crecimiento y desarrollo que aseguren más y mejores empleos para todos. Al respecto, indica el documento, dichas estrategias deben integrar políticas sociales y económicas; potenciar y fortalecer las competencias individuales y colectivas para la innovación, la competitividad y la productividad; y asegurar la no discriminación en el acceso y mantenimiento del empleo.

Durante su exposición, Morgan Lora, resaltó la necesidad de institucionalizar las propuestas más allá de los gobiernos y la voluntad política de las autoridades.

En ese sentido, saludó la participación de los viceministros de Gestión Institucional del Ministerio de Educación y de Promoción del Empleo, Víctor Raúl Díaz Chávez y Javier Barreda, respectivamente, durante la ceremonia de clausura del seminario.

Previamente, la especialista en Formación y Equidad del Centro Interamericano para el Desarrollo del Conocimiento en la Formación Profesional – Cinterfor, Sara Silveira, señaló que de 104 millones de jóvenes latinoamericanos, el 20% no estudia ni trabaja.

Asimismo, indicó que 7 millones de jóvenes entre 15 y 24 años buscan trabajo y no lo obtienen. Mientras que 2 millones de personas ingresaron al desempleo durante el 2009.

El IV Seminario Internacional “Capital Humano y Competitividad”, realizado del 20 al 22 de abril, tuvo el objetivo de analizar y compartir los avances alcanzados en América Latina respecto a la formación, evaluación y certificación de competencias laborales y profesionales. Participaron reconocidos expertos y autoridades de nuestro país (Ipeba, Coneau, Minedu, MTPE, Caplab, entre otros) y del extranjero (Colombia, Nicaragua, Ecuador y Uruguay). La inauguración del mismo estuvo a cargo de la Ministra de Trabajo y Promoción del Empleo, Manuela García.

16 abr. 2010

IMPULSAN CONSTRUCCIÓN DE PROCESO DE CERTIFICACIÓN DE COMPETENCIAS

  • Expertos analizarán experiencia latinoamericana respecto a la formación, evaluación y certificación del capital humano para asegurar la competitividad
Con el objetivo de analizar y compartir los avances alcanzados en América Latina respecto a la formación, evaluación y certificación de competencias laborales y profesionales, un conjunto de expertos y autoridades a nivel latinoamericano, nacional y regional se reunirán del 20 al 22 de abril en el IV Seminario Internacional “Capital Humano y Competitividad”.

Dicha actividad, además, permitirá revisar los pasos a seguir para que en el corto plazo nuestro país disponga de un sistema nacional de evaluación y certificación de competencias laborales y profesionales en el que empresarios y trabajadores, dependientes e independientes, se beneficien de su aplicación.

El seminario es convocado por el Sistema Nacional de Evaluación, Acreditación y Certificación de la Calidad de la Educación – Sineace, conformado por el Coneau, Coneaces e Ipeba; el Ministerio de Educación, el Ministerio de Trabajo y Promoción del Empleo y el Centro de Servicios para la Capacitación Laboral y el Desarrollo – Caplab. Cuenta con el co-auspicio de la Agencia Suiza para el Desarrollo y Cooperación – Cosude.

La certificación
La certificación de competencias laborales y profesionales es un proceso de reconocimiento de los saberes adquiridos en la formación y el desempeño laboral. Permitirá a las personas que se hayan certificado tener mayores posibilidades de mejorar sus ingresos y su calidad de vida, obtener reconocimiento social y continuar su trayectoria educativa.

Se agradece la difusión

Instituto Peruano de Evaluación, Acreditación y Certificación
de la Calidad de la Educación Básica -
Área de Comunicaciones

14 abr. 2010

¿Por qué y para qué evaluar y certificar competencias?

La certificación de competencias como parte de un engranaje hacia la calidad de la educación


Javier Rodríguez Cuba*


Los beneficios de la certificación de competencias de las personas se registran a dos niveles: a nivel directo, es decir, de los actores (personas y empresas) y, a nivel menos directo, de los sistemas involucrados (educativo y laboral).

En primer lugar están los beneficios directos para las personas certificadas. Una certificación de competencias es una garantía de la calidad del desempeño que se puede esperar de una persona. En ese sentido, una persona con competencias certificadas ampliará inmediatamente sus posibilidades en el mercado laboral, y no sólo en el mercado nacional sino también en el mercado internacional. Muchas empresas internacionales que están operando en el Perú requieren de trabajadores certificados para diversas actividades pues ello es el indicador de calidad total que necesitan para competir en el difícil mercado internacional.

Por otro lado, la certificación será una manera de facilitar la formación continua de las personas pues la certificación se efectúa en referencia a las normas de competencia y estas mismas normas pueden funcionar como poderosos orientadores en la elaboración de los currículos de formación.

De ese modo, una persona certificada podrá identificar fácilmente el nivel de desarrollo de sus competencias y ubicar la mejor trayectoria educativa de su interés e insertarse fácilmente en ella. Incluso, como la certificación es un reconocimiento de las competencias desarrolladas también fuera del ambiente educativo (adquiridas o afianzadas en su desempeño), en cierta medida podrá convertirse en un camino para continuar formaciones a partir de los niveles realmente demostrados (1)

Así la certificación de competencias facilita la reinserción educativa de las personas y una articulación más precisa con el sistema educativo.

Evidentemente, las empresas también resultan beneficiadas al poder contar con trabajadores certificados, no sólo porque esto facilita el proceso de selección y contratación (los empleadores sabrán exactamente lo que es capaz de hacer una persona y con el estándar de calidad) sino porque facilita los procesos de reorganización y de ubicación adecuada de sus recursos humanos en función de sus necesidades.

Pero existe otro nivel de beneficios. En primer lugar el sistema educativo resulta beneficiado por la certificación de competencias porque, para poder elaborar las normas de competencias se requiere que los expertos del mundo laboral establezcan contacto con los diseñadores del mundo educativo. La normalización y certificación de competencias se convierte así en un mecanismo permanente de articulación y encuentro entre las instituciones educativas y las empresas o gremios de productores.


Pero ocurre que, justamente, esta falta de articulación entre productores y educadores es uno de los principales causantes de la poca calidad del sistema de educación profesional o de educación para el trabajo en el Perú. Crear un mecanismo permanente de vinculación entre productores y educadores es un disparador de todos los demás factores que determinan la calidad en la educación técnico-productiva pues, las necesidades del mundo laboral, animan la actualización de los docentes, la innovación tecnológica, la modernización de equipamiento, la mejora de la infraestructura, la renovación curricular y los métodos de enseñanza-aprendizaje, es decir, muchos de los factores y dimensiones que debe tener en cuenta una institución educativa de calidad.

Este es el sentido fundamental de la certificación de competencias y la perspectiva que nos permite ver la certificación como un engranaje más que, junto con la acreditación de instituciones y la evaluación de estándares de aprendizaje, contribuye a mejorar la calidad de todo el sistema educativo.

Finalmente, el sistema de formación profesional que es promovido por el Estado desde los ministerios de Educación y de Trabajo y Promoción del Empleo también resulta beneficiado. El país dispone así de mejores recursos humanos para un desarrollo sostenido e integral de su población.


* Especialista de la Dirección de Evaluación y Certificación del Ipeba.

(1) Eventualmente, esto podrá significar el acceso a niveles educativos superiores, en atención a que la certificación evalúa y constata que las personas demuestran poseer ciertas competencias que sean requisito para ese acceso.