29 sept. 2011

Certificación de competencias e inclusión social en conversatorio Ruralidad y calidad educativa



La certificación de competencias también es un tema que está en el marco de las políticas de inclusión del IPEBA. Por ello, fue importante compartir esta experiencia de equidad e inclusión en el conversatorio Ruralidad y calidad educativa, por ser un proceso de importancia que logran el reconocimiento social y público a personas que demuestran hacer bien su trabajo, en evaluaciones exigentes para obtener la certificación de competencias.

Gabriela Arrieta, directora de Evaluación y Certificación del IPEBA expuso en el Conversatorio Ruralidad y calidad educativa señalando que “El desarrollo de la agroindustria, la aparición de nuevos negocios, han logrado que el país se posicione en la exportación de productos más solicitados y con perspectivas para su colocación en mercados internacionales. Los trabajadores del campo han encontrado en estos cambios nuevas oportunidades y diferentes estrategias para ofertar servicios y productos en distintos mercados, algunos con éxitos y otros con limitaciones, porque en gran medida, carecen de evidencia documental de lo que son sus saberes, no tienen documentos que garanticen lo que saben hacer. Algunos de ellos han aprendido en procesos de capacitación de ONG, municipios, comunidades; en la escuela, en la educación técnico productiva o educación comunitaria, pero para efectos de la inserción laboral no tienen el reconocimiento que merecen”.

Arrieta sostuvo que “Ante esta situación el IPEBA ha optado por comenzar por estos trabajadores del campo, cuyo trabajo ha sido invisible documentalmente para la sociedad, para poder iniciar con ellos el proceso de certificación. Con apoyo de ITDG Soluciones Prácticas y la Junta Nacional del Café, se han realizado evaluaciones certificando a más de doscientas personas. Hemos tenido desde octubre del año pasado, proceso de certificación a extensionistas de ganado vacuno en Cajamarca y en tres regiones más del país”.


Testimonios

En el conversatorio se contó con los testimonios de las experiencias en certificación a productores de plantones de café (Junín) y en certificación de extensionistas de ganado vacuno (Cajamarca, Cusco, Puno y Apurímac):

- Alfonso Carrasco, director de Soluciones Prácticas:

“Una de nuestras intervenciones más importante y más antigua se inició en Cusco, en Sicuani, hace más de doce años, donde se realizó la formación de líderes extensionistas o productores rurales en ganado vacuno, a los que hemos denominado “kamayoq”, que significa “los que cambian cosas, los que mueven cosas”. La idea de formar kamayoqs surgió como respuesta al abandono de la extensión rural por parte del Estado. Sin apoyo externo, los niveles de producción eran bajos y la pobreza alta”.

“Soluciones Prácticas diseñó una intervención fue la formación rigurosa pero sobre la base de los conocimientos locales de líderes campesinos para que ellos se hicieran cargo de formar a otros campesinos, en sus propias localidades y en su propio idioma. En esos años se formaron 320 kamayoqs, y este impacto se ha multiplicado en cada una de sus comunidades y sus servicios demandados”.

“Un mecanismo que da mayor peso a este proceso de capacitación fue la formación por competencias, lo que nos llevó al tema de la certificación, que impulsa el IPEBA, quien cumpliendo su mandato andaba en la misma dirección, y así fue que nos encontramos en el mismo sentido y firmamos un convenio apuntando a una norma nacional. La certificación de competencias brinda así un reconocimiento oficial a los campesinos”.

- Celia Silvera, representante de la Junta Nacional del Café:

“En el sector cafetalero, en la producción de plantones de café, se determinó que en la producción de las semillas no había un proceso adecuado. Y se buscó mejorar la calidad de la producción, a partir de una alianza con el IPEBA, y se empezó de la nada, debido a que no había normas o estándares de cómo producir un plantón de café”.

“Lo primero que se hizo con IPEBA fue armar un perfil del productor de café y hacer una norma de buenas prácticas durante todo el año 2010, validando con diversos actores como el INIA o el Ministerio de Agricultura”.

“La preocupación fue establecer los procedimiento para la obtención de semillas, ya que no había estándares para esta actividad. Se buscó contar con personal competentes a través de la certificación de competencias y así obtener semillas de calidad. Esto ayudaba a que los viveros tuvieran una garantía de que el plantón tendría una vida útil de veinte años, cuando en la realidad la vida útil de los plantones es de diez años, lo que es inadecuado”.

“Fue gratificante evaluar a una persona de 60 años que no sabía leer y escribir pero sí sabía el proceso de los plantones de café y eso es inclusión, porque ella en su empresa donde trabaja, tiene un rol más diferenciado, la autoestima mayor y mejor salario. Y esto es una gran satisfacción personal y profesional”.

6 sept. 2011

Video del IPEBA: Certificación de competencias, camino a la inclusión

15 ago. 2011

IPEBA cumple tres años trabajando para la mejora de la calidad educativa



El Instituto Peruano de Evaluación, Acreditación y Certificación de la Calidad de la Educación Básica – IPEBA cumple su tercer año de funciones trabajando en la promoción de una cultura de calidad.

Para lograrlo, se enfoca en impulsar la acreditación de la gestión de las instituciones educativas, buscando su mejora continua, y la certificación de competencias de las personas en ocupaciones estratégicas para la competitividad del país.

Expectativa por autoevaluación en instituciones educativas

Con el apoyo de instituciones del Estado y la sociedad civil, el IPEBA está construyendo de manera participativa el proceso de acreditación de instituciones educativas. En ese sentido, ha publicado los estándares e indicadores para la autoevaluación de escuelas de Educación Básica Regular y está por publicar los correspondientes a la Educación Técnico Productiva.

Muchas escuelas y Centros de Educación Técnico Productiva – CETPRO se han mostrado interesadas en iniciar su autoevaluación.


Más de 200 personas ya cuentan con certificación

Asimismo, ha certificado a más de 200 personas en las ocupaciones de extensionista rural especializado en ganadería de vacunos (Cajamarca, Cusco, Puno y Apurímac) y productor de plantones de café (Junín).

Con este documento, los trabajadores pueden demostrar que su trabajo cumple con los estándares nacionales y los requerimientos del mercado laboral.


Creación del IPEBA

El IPEBA es una institución pública autónoma, perteneciente al Sistema Nacional de Evaluación, Acreditación y Certificación de la Calidad de la Educación – SINEACE, creado por la Ley N°28740 (2006).

El 8 de agosto de 2008 se instaló el Directorio del IPEBA tras su nombramiento oficial, mediante Resolución Suprema N°024-2008-ED. Posteriormente, entre los seis directores, se eligió a Peregrina Morgan Lora, como Presidenta del Directorio del IPEBA, quien viene desempeñando dicha función hasta la actualidad.

El equipo técnico del IPEBA está conformado por casi 30 profesionales que se esfuerzan diariamente por alcanzar el objetivo institucional de contribuir al desarrollo del país.

8 ago. 2011

Promueven que personas con certificación puedan seguir especializándose



El IPEBA impulsa la articulación entre la certificación de competencias, la educación básica y la técnico-productiva, permitiendo que las personas que cuenten con este reconocimiento continúen su formación convalidando sus competencias. La primera experiencia se desarrollará con los extensionistas rurales especializados en ganadería de vacunos que han alcanzado la certificación, para ello, el IPEBA trabaja en conjunto con la Dirección Regional de Educación del Cusco y la ONG Soluciones Prácticas.

“Quienes tengan certificación podrán continuar aprendiendo distintos aspectos de su especialidad en los Centros de Educación Técnico Productiva-CETPRO y aquellos que no hayan culminado la educación básica podrán estudiar en centros de Educación Básica Alternativa, insertándose en el sistema educativo”, explicó la Directora de Evaluación y Certificación del IPEBA, Gabriela Arrieta.


“De esta manera estaremos cumpliendo con uno de los principios rectores de la educación, que es la formación a lo largo de la vida y contribuyendo con la inclusión social”, agregó, al tiempo de señalar que esto “permitirá a las personas tomar decisiones sobre modalidades y oportunidades para seguir formándose”.

La primera experiencia de articulación se realizará con los extensionistas rurales especializados en ganadería de vacunos de Cusco que han obtenido su certificación de competencias. En ese sentido, entre el jueves 11 y viernes 12 de agosto, el equipo de la Dirección de Evaluación y Certificación del IPEBA se reunirá con los representantes de la DRE-Cusco y Soluciones Prácticas.

* Más de 200 personas entre extensionistas rurales especializados en ganadería de vacunos (Cusco, Cajamarca, Apurímac y Puno) y productores de plantones de café (Junín) ya cuentan con certificación de competencias.

19 jul. 2011

¿Qué es la certificación de competencias laborales?





Es el documento que reconoce oficial y formalmente que el trabajador desempeña su ocupación de acuerdoa las normas y estándares establecidos a nivel nacional, cumpliendo las exigencias del mercado.

Es decir, es el reconocimiento formal y oficial que obtienen las personas que han demostrado que “saben hacer bien” su trabajo.

El IPEBA aprueba y publica los estándares, criterios, indicadores y procedimientos para la certificación de las competencias profesionales, así como los requisitos y los procedimientos de autorización y registro de las entidades certificadoras a nivel nacional.

La certificación tiene validez de 5 años, buscando la actualización técnica del trabajador.


¿Qué beneficios brinda la certificación de competencias?

Las personas que obtengan una certificación de competencias tendrán más oportunidades de conseguir mejores trabajos, mejorar sus ingresos y elevar la calidad de vida de sus familias. Contarán con un reconocimiento social y oficial y tendrán la posibilidad de continuar su trayectoria educativa.

Por ejemplo, los kamayoq dedicados al cuidado de ganado vacuno de las zonas altas de la región Cusco han aprendido a cuidar y alimentar a las vacas en la práctica o mediante capacitaciones pero no contaban con un documento que respalde sus conocimientos. Con la certificación de competencias, ya pueden contar con el documento oficial que garantiza la calidad de su trabajo y lo pueden presentar al postular a un puesto laboral.

10 jul. 2011

En emotiva ceremonia se entregó certificación de competencias a 120 kamayoq




No solo se dio un reconocimiento público y oficial a los saberes ancestrales de los campesinos de la zona altoandina del país, quienes utilizan además tecnologías apropiadas para el cuidado del ganado vacuno, sino que fue una ceremonia emotiva que reunió a autoridades regionales, a especialistas en el tema educativo y agrario y a hombres y mujeres del campo de tres puntos diferentes del país.

En las instalaciones del centro de convenciones de la Municipalidad Provincial de Cusco se realizó el pasado 8 de julio, en el marco de las celebraciones de los cien años de Machu Picchu, la ceremonia de entrega de certificación de competencias a kamayoq de Cusco, Puno y Apurímac, que pasaron una exhaustiva evaluación por parte de Soluciones Prácticas y Amarkas, entidades certificadoras autorizadas por el IPEBA.

La ceremonia contó con la presencia en el panel de especialistas y expertos en el campo educativo y laboral: representantes del IPEBA, Gobierno Regional del Cusco, Municipalidad de Cusco, DRE Cusco, Codespa, Soluciones Prácticas, Amarkas y Agrorural.

Franklin Sotomayor, gerente de Desarrollo Económico de la Municipalidad de Cusco, señaló en las palabras de bienvenida que “juntos estamos construyendo no sólo la provincia de Cusco sino toda la región de la mano de los hermanos kamayoqs, que son líderes de cada comunidad, quienes dan sus mejores esfuerzos, actitudes y capacidades para salir adelante. Vamos a seguir los pasos de los kamayoq desde la Municipalidad para así potenciar esta importante y rica experiencia en favor de las comunidades cusqueñas”.

A su turno, Carlos Rainusso, directivo del IPEBA indicó que es importante contar con una certificación como un elemento de calidad. “El IPEBA apunta a la mejora de la calidad de la educación técnico productiva para el desarrollo del país. Este certificado oficial que corrobora la certificación en una determinada tarea, es sólo el inicio, ya que los kamayoq se tienen que seguir capacitando en otras áreas, y así tener más facilidades de trabajo”.

Por su parte, Verónica Alvarado, coordinadora técnica del IPEBA, sostuvo que como institución “nos interesa reflexionar sobre las oportunidades para el desarrollo regional sostenible y eso es lo que busca la certificación de competencias. Certificar a kamayoq, personas con conocimientos ancestrales, que están actualizadas con las nuevas tecnologías, demostrar lo que saben a hacer y transmitirlo de generación en generación es un síntoma de mejora y capacitación constante”.

Roberto Montero de Soluciones Prácticas dijo que en las comunidades “las familias resaltan la forma en que reciben la asistencia técnica de parte de los kamayoqs, quienes son valorados en su tecnología práctica en la misma parcela, ya que enseñan a “aprender haciendo”. Montero demandó a hacer un esfuerzo y procurar un trabajo más articulado, con la finalidad de socializar una red de entidades y municipios rurales para la discusión de políticas de mejora de este tema agrario y educativo.

La ceremonia se puso emotiva con los testimonios de dos kamayoq y con la respectiva entrega de certificaciones, que fue bien recibida por los campesinos que incluso viajaron más de tres horas para llegar a tiempo al evento.

Testimonios de kamayoq

Felicitas Quispe: “Estoy orgullosa y alegre de que mis hermanos kamayoq hayan obtenido su certificación, de acuerdo a las normas dadas por el IPEBA en este piloto de manejo ganadero, apuntando a la calidad. Esto es solo el principio”.

Isidro Ayala: “Hemos aprendido y estamos firmes ahora para enfrentarnos a la vida y trabajar de modo profesional. Podemos trabajar en cualquier puna del cerro. Nos hemos formado en la crianza de ganado vacuno y en eso nos hemos certificado, hemos puesto a la práctica nuestros saberes, llegando a un 90% en la evaluación. Diario estamos junto al ganado, en las granjas, hemos nacido en estas tierras y ya es hora de que eso se valore. La certificación nos da un reconocimiento total y ya me puedo presentar a diferentes trabajos. Agradezco a las instituciones por darnos esta certificación”.


Kamayoq, primeros certificados en zonas altoandinas

Estos sabios campesinos, extensionistas rurales especializados en ganadería de vacunos, que viven y trabajan en las zonas altas de Cusco, Puno y Apurímac, aportan a sus comunidades con conocimientos y experiencia brindando sus servicios de asesoría y asistencia técnica a municipios rurales, asociaciones de productores, comunidades y unidades productivas familiares, en distintas actividades relacionadas a la alimentación, salud, crianza, reproducción y asistencia técnica.

La Certificación de Competencias garantiza que estos extensionistas rurales tienen un buen desempeño que cumple con los estándares nacionales y los requerimientos del mercado. Los candidatos a la certificación han sido evaluados en la siembra y cuidado de los pastos y forrajes, inseminación del ganado para obtener mejores crías, prevención de enfermedades, atención en el campo y en el establo y alimentación adecuada del ganado vacuno.